Las sanciones del Departamento del Tesoro a 13 funcionarios actuales y anteriores del Gobierno de Venezuela | Lecturas Continentales

martes, 9 de octubre de 2018

Las sanciones del Departamento del Tesoro a 13 funcionarios actuales y anteriores del Gobierno de Venezuela

Departamento del Tesoro de Estados Unidos
Oficina de Asuntos Públicos

Washington — La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó a trece funcionarios actuales o anteriores del gobierno venezolano conforme a la Orden Ejecutiva (E.O.) 13692, que autoriza sanciones contra funcionarios del Gobierno de Venezuela y otros, que socavan la democracia en ese país. Las sanciones se adelantaron entonces a la proyectada elección el 30 de julio de 2017, orquestada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que tendrá el poder de reescribir la constitución venezolana y puede optar por disolver las instituciones estatales venezolanas. Un proceso electoral defectuoso de la ANC sólo permitirá garantizar que la mayoría de los miembros de la Asamblea representarán los intereses del gobierno del presidente Maduro. En una “consulta popular” organizada por la oposición y celebrada el 16 de julio de 2017, los venezolanos se opusieron abrumadoramente al proceso de la ANC.


“Como el presidente Trump ha dejado claro, los Estados Unidos no ignorarán los actuales esfuerzos del régimen de Maduro para socavar la democracia, la libertad y el imperio de la ley”, manifestó el Secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin. “Como lo demuestran nuestras sanciones, los Estados Unidos apoya al pueblo venezolano en su búsqueda de restaurar su país a una democracia plena y próspera. Todo aquel que sea elegido para la Asamblea Nacional Constituyente debe saber que su papel en socavar los procesos e instituciones democráticas en Venezuela podría exponerlos a posibles sanciones por parte de los Estados Unidos”.

Las designaciones se centran en funcionarios actuales y anteriores de agencias gubernamentales venezolanas asociadas con las elecciones o el debilitamiento de la democracia, así como la proliferación de la violencia del gobierno contra los manifestantes de la oposición y su corrupción. Como resultado de las acciones  todos los activos de estas personas sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos quedan congelados, y se prohíbe a las personas estadounidenses tratar con ellos.

OFAC designó a cuatro funcionarios de alto rango de agencias del gobierno venezolano que están impulsando activamente las elecciones de la Asamblea Constituyente, o de alguna manera socavando la democracia o los derechos humanos en Venezuela:

Tibisay Lucena Ramírez es la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) controlado por Maduro, y presidenta de la Junta Nacional Electoral de Venezuela.

Elías José Jaua Milano ex presidente de la Comisión Presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente, responsable de formar y operar el proceso de la ANC. También fue ministro de Educación, vicepresidente sectorial para el Desarrollo Social y la Revolución de las Misiones, y ex-vicepresidente Ejecutivo de Venezuela.

Tarek William Saab Halabi ex Defensor del Pueblo de Venezuela y ex presidente del Consejo Moral Republicano de Venezuela. Como “Defensor del Pueblo”, su papel es presumiblemente defender los derechos humanos en Venezuela. También fue gobernador del estado Anzoátegui en 2 ocasiones y actualmente es Fiscal General impuesto bajo su gestión permanece preso el reportero gráfico Jesús Medina Ezaine.

María Iris Varela Rangel ex integrante de la Comisión Presidencial de Venezuela para la Asamblea Nacional Constituyente y ministra del Servicio Penitenciario.

El debilitamiento de la democracia por parte del gobierno en Venezuela ha llevado al pueblo de Venezuela a protestar en las calles, y el gobierno de Maduro respondió con represión y violencia. La oposición venezolana estima que hasta 15.000 civiles resultaron heridos en las protestas, con más de 3.000 detenidos y 431 presos políticos o más , detenidos sin un proceso judicial justo y transparente. Proliferaron las detenciones arbitrarias, al igual que el abuso físico contra los detenidos; presuntos casos de tortura y otras violaciones y abusos de los derechos humanos fueron perpetrados por la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana y otros servicios de seguridad.

La OFAC sancionó a cinco funcionarios de alto rango actuales y anteriores de las agencias gubernamentales venezolanas:

Néstor Luis Reverol Torres es el ministro del Interior, Justicia y Paz de Venezuela. También es el ex-comandante de la Guardia Nacional Bolivariana y ex-director de la Agencia Anti-Narcóticos de Venezuela. En 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos desclasificó una acusación contra Reverol por su participación en una conspiración internacional de distribución de cocaína.

Carlos Alfredo Pérez Ampueda  es el director nacional de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela y ex-comandante de la Zona Carabobo de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela.

Sergio José Rivero Marcano ex comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela y ex-comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral del Este de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela. Actualmente es Mayor General e Inspector General de la FANB.

Jesús Rafael Suárez Chourio es el comandante general del Ejército Bolivariano de Venezuela y ex-comandante de la Región de Defensa Estratégica Integral Central de Venezuela de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela. Además, Suárez fue anteriormente líder de la Unidad de Protección y Seguridad del Presidente de Venezuela.

Franklin Horacio García Duque ex - director de la Policía Nacional Bolivariana y ex-comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Occidental de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela.

Por último, la corrupción del gobierno venezolano está fuertemente asociada  — pero no exclusivamente —  con dos entidades gubernamentales. La primera de ellas es la petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA), de la cual desaparecieron aproximadamente US$ 11 mil millones entre 2004 y 2014, según un informe de una comisión del Congreso venezolano. Otro importante motor de la corrupción en Venezuela es el mercado negro que rodea al régimen oficial de tipos de cambio establecido por el Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX).

OFAC designó a cuatro funcionarios actuales o anteriores de estas entidades:

Rocco Albisinni Serrano ex presidente del CENCOEX.

Alejandro Antonio Fleming Cabrera ex viceministro para Europa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela y ex-presidente del CENCOEX.

Simón Alejandro Zerpa Delgado ex vicepresidente de finanzas de PDVSA y ex presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), y ex presidente del Fondo Nacional de Desarrollo de Venezuela (FONDEN). Es el ex-viceministro de Inversiones para el Desarrollo del Ministerio de Economía y Finanzas de Venezuela y ex-comisionado presidencial del Fondo Conjunto Chino-Venezolano.

Carlos Erik Malpica Flores es el ex-tesorero Nacional y ex-vicepresidente de Finanzas de PDVSA.

Dualidades

Tarek William Saab es un hombre de controversias y dualidades. Su trayectoria como defensor de los derechos humanos se manchó. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo incorporó a su lista negra por los desmanes permitidos en los meses de protesta. Ahora es Fiscal General por imposición de la Asamblea Nacional Constituyente.


Hay un antes y un después para Tarek William Saab luego de la llegada de Hugo Chávez Frías a la Presidencia de la República. Al menos así lo aseguran quienes lo conocieron en su etapa de luchador callejero por los derechos humanos y que luego fueron testigos de su trabajo como funcionario del chavismo. “Lo conocí después del 27 de febrero de 1989, siempre activo, amable, caballeroso, apasionado con su verbo, culto, siempre cuidadoso de su aspecto, bien afeitado, peinado y vestido”, recuerda la periodista Mari Montes.

Con Marisabel Párraga y Eli Bravo, Montes conducía el programa Adán, Eva y la Culebra, en Radio Capital. “En aquellos días era abogado de Douglas Bravo y asistía muchísimo a la radio para hablar sobre el olor que desprendían las fosas comunes por los muertos del 27, 28 y primero de marzo de 1989”. Los muertos a los que se refiere Montes fueron las víctimas del “Caracazo”, nombre de la mayor protesta contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez que fueron reprimidas por la Policía Metropolitana, Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional (GN). Fuentes oficiales contaron que 276 personas fallecieron. Sin embargo, las extraoficiales dicen que superaron los 300 y que tres mil venezolanos desaparecieron.

Esa pasión se empañó. El silencio de Tarek ante las constantes agresiones a los Derechos Humanos ocurridas en los meses de protestas transcurridos desde abril de 2017 hizo que el 26 de julio del mismo año, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) lo incorporase, junto a otros 12 altos funcionarios venezolanos, en su lista negra, por su rol en la promoción de la asamblea nacional constituyente y por socavar la democracia.

Posteriormente fue impuesto por la Asamblea Nacional Constituyente como Fiscal General de la República, en sustitución de Luisa Ortega Díaz, expulsada de su cargo de manera exprés. Un nombramiento que le agradece su lealtad, como le expresó al constituyentista que lo propuso: Diosdado Cabello.

¿Pero quién era aquel Douglas Bravo con el que comenzó la cruzada de Saab? Se trataba de un exguerrillero, radical contra los gobiernos democráticos. Disidente de diferentes partidos, fundó Ruptura y posteriormente, con el propio Tarek, Tercer Camino, en 1986. Sus ideales fueron compartidos por Hugo Chávez Frías, hasta que el militar organizó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR 200). Por eso Bravo siempre fue objeto de investigación por parte del estado venezolano. “Tarek acudía con Federico Bravo Melet, hijo de Douglas, porque a su papá lo perseguían por aquellos días de 1989. Y también defendía a Luis Figueroa, que era presidente de la Federación de Centros Universitarios. Era un tipo muy apasionado por la defensa de los derechos humanos”, acota Montes.


Bravo se alejaría con los años de la lucha armada, se dedicaría a escribir libros y ensayos contra el chavismo y la oposición. Su hijo sería asesinado en un confuso enfrentamiento con la extinta Policía Técnica Judicial (PTJ), ahora Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC). Figueroa se convertiría en un funcionario del Estado venezolano que rotaría por diferentes cargos.

La periodista Tamoa Calzadilla, reconocida por la Embajada de Canadá y el Centro para la Paz y los Derechos Humanos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y ganadora del premio del Instituto Prensa y Sociedad (Ipys) por el trabajo de investigación “¿Quién mató a Bassil Dacosta”, tiene fresca la imagen de Saab en las inmediaciones del diario El Nacional durante los años 90. “Cuando entré al periódico, en 1995, Tarek era el típico ‘galápago’ que llegaba a la redacción tarde. Todo el mundo lo conocía, lo recibía y era ‘el chamo de los derechos humanos’. Siempre aterrizaba con alguna denuncia: que si la Policía Metropolitana (PM) había golpeado a un señor, que si le habían quitado la tiendita a otro o que si habían maltratado a los buhoneros y les habían robado la mercancía. En el periódico había un acuerdo, no sé si establecido por Miguel Henrique Otero: ‘a este pana hay que atenderlo’. Y se le tomaba la declaración siempre. Uno decía, ‘hay que ayudarlo porque está del lado de los caídos’”.

Un buen ejemplo de ese espíritu justiciero se encuentra en el caso bautizado como “La Masacre de Los Anaucos”. Sucedió el viernes 6 de enero de 1995. Yorky José Mujica, José Ricardo Monsalve Páez y José Luis Hernández fueron asesinados. El “Sargento Escalona”, como revela el archivo de El Universal, dio su versión: “Llegamos a las 3:00 de la mañana a la PM y a las 4:00 nos dijeron que íbamos a allanar. Teníamos orden de entrar en todas las casas porque desde ese barrio dispararon hacia la Comandancia de la PM el día que iban a enterrar a un malandro. Sabíamos que había armas en varias casas y cuando llegamos fuimos recibidos a tiros. Matamos a tres, y todos tenían antecedentes”.

Escalona, de nombre Florencio, era apodado como “Terminator” y “Rambo” por su supuesta capacidad para evadir las balas. Fue integrante del grupo Línce, acusado de una gran cantidad de violaciones a los derechos humanos por las que llegó a recibir cárcel por casa. Saab lo denunció en El Nacional el 8 de marzo de 1995. “Fue un operativo sangriento. Este caso desmonta la tesis del coronel Pulido Mora de que hubo un enfrentamiento: hay testimonios, los resultados de balística de PTJ, la experticia planimétrica”.

En el artículo, aprovechaba para criticar la suspensión de garantías civiles que impuso el gobierno de Rafael Caldera al afirmar que solo servían para la “profilaxia social”: “Algo similar a lo que hacen los escuadrones de la muerte en Brasil o en Colombia, negando el derecho a la vida”. Y alertó sobre el hostigamiento a la comunidad de Los Anaucos, que había sido atacada “por una lacrimógena”, el 10 de enero.

El propio Saab, dice el informe anual de Programa Venezolano de Educación en Derechos Humanos (Provea), fue víctima de amenazas por su labor. “Fue amenazado de muerte por denunciar el hostigamiento al que estaba siendo sometido Luis Rafael Escobar Ugás, militante del MBR-200, quien había sido secuestrado varias veces por grupos de individuos cubiertos con pasamontañas que trataban de obligarlo a revelar actividades subversivas en torno al movimiento bolivariano”, reseña el dossier.

La periodista de sucesos Sandra Guerrero deja constancia, en una nota publicada el 11 de octubre de 1995, de la cercanía de Saab con el periódico que entonces tenía sede en El Silencio. “Tarek William Saab, abogado defensor de los derechos humanos, se comunicó con los reporteros de El Nacional para informar que tenía conocimiento de la detención de Dixon Moreno, de la ULA, quien fue apresado por la GN y después llevado a la Disip, Juan Bebeloza, Juan Carlos Rea, del Pedagógico de Caracas; Gremán Krokerman y Néstor Eduardo Astudillos”.

La llamada del abogado sucedió luego de que una marcha universitaria fuera reprimida por la Guardia Nacional con gases lacrimógenos. Ronna Rísquez, jefa de investigación del medio digital Runrunes, reconocida con el Pulitzer junto a otros periodistas venezolanos por la investigación de los “Papeles de Panamá”, recuerda esa activa etapa de Saab: “Lo conocí entre mediados de los 90s y finales de esa década. Se presentaba como defensor de los derechos humanos. En ese tiempo no había esa figura de las ONG en Venezuela. Existían, pero no había muchas. Frecuentaba la oficina de prensa de la PTJ para denunciar las torturas y maltratos por parte de las fuerzas de seguridad contra sus defendidos”.

Rísquez constató que el abogado era insistente con sus casos. “Representaba a muchas personas que tenían origen árabe.  También hacía visibles las denuncias de quienes habían sido atacados con cigarrillos en los brazos y que sufrían otras lesiones por parte de los funcionarios del Estado. Lo hacía siempre con mucha humildad,  buscando el apoyo de las personas que cubríamos sucesos. En algún punto nos parecía hasta fastidioso porque siempre llegaba con las mismas historias y voces. A uno no le quedaba muy claro por qué esas personas que defendía estaban detenidas. Pero sí eran ciertas las denuncias por maltrato y torturas”.

A finales de los 90, el ex Defensor del Pueblo y la periodista compartieron en un evento, al lado de varios exmilitares, donde se conversó sobre la actuación de los grupos de seguridad cuando la democracia venezolana daba sus primeros pasos. Rísquez valora positivamente la posición el discurso de Saab en esa oportunidad. “Yo trabajaba en El Globo —periódico que cerró en 2005. Se organizaron unos foros sobre temas que tenían que ver con derechos humanos. Participamos con un grupo de exmilitares y ciudadanos cuyos familiares habían sido desaparecidos durante los movimientos insurreccionales en contra de Rómulo Betancourt y Rafael Caldera. Yo estaba como periodista y Tarek como experto en derechos humanos y me pareció muy seria su posición a favor de las víctimas. Cuestionaba las desapariciones de los ciudadanos y la actuación de las Fuerzas Armadas de Venezuela. Los militares prácticamente dijeron que era una obligación matar o desaparecer gente porque ellos cumplían con órdenes. Él los cuestionaba con elementos importantes y su discurso era muy contundente. Muy opuesto a esta cultura militarista de la sociedad”, dice la comunicadora.

El poeta de la revolución

Saab comenzó a estudiar Letras en la Universidad de Los Ándes, pero terminó graduándose como abogado en la Universidad Santa María de Caracas. Es recordado por ser el defensor de algunos de los involucrados en el golpe de Estado de 1992. El más famoso fue Hugo Chávez Frías, quien lo apodó como “El poeta de la revolución” por la pasión del leguleyo por la escritura.

“Nunca pensé que Chávez lograría la Presidencia de la República. En 1990 hice un postgrado en Derecho Penal y estudios en DDHH en la UCV. Mi mundo giraba sobre eso. Y me tocó defender a los actores de la rebelión del 4 de febrero de 1992. Chávez sale de Yare y me pide entrar en su equipo político. Él ganó las presidenciales y yo una curul en el Congreso, y también fui electo constituyente”, respondió el funcionario en una entrevista que dio por Whatsaap al semanario TalCual. Reacio a reunirse con los medios que considera falsean sus opiniones, accedió a dar su testimonio debido “al respeto que guardo por Teodoro Petkoff (director de Tal Cual)”. Tardó tres días en dar sus respuestas por audio, cuentan quienes trabajaron en la conversación.


En los archivos de El Nacional quedan pruebas de la labor de hormiguita que realizaba Saab para que civiles y funcionarios policiales pudieran reintegrarse a la vida pública sin ser perseguidos por las autoridades del Estado. “Tarek William solicita el sobreseimiento para detenidos por rebelión militar”, titula un artículo del 25 de junio de 1997.

Entre los nombres, resalta el de Freddy Bernal, actual coordinador de los CLAP. “Aquí se ha pretendido castigar la participación política, ejercida de manera pacífica, por unos venezolanos que se han declarado disidentes del actual régimen, pero sin recurrir a la violencia”, declaró el entonces activista al medio de comunicación.

Días antes, exactamente el 31 de mayo 1997, Saab informó que luego de estar recluida tres días en el Helicoide, la futura pareja del presidente de la república, Cilia Flores, entonces dirigente del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, había sido liberada y que “esperaba” que Nicolás Maduro, que trabajaba en el Sindicato de Trabajadores del Metro de Caracas antes de asumir la silla de Miraflores, también recuperara la libertad ese día. Ambos, según el abogado, habían sido detenidos por la Disip para ser interrogados por sus vinculaciones con los frustrados golpes de Estado de 1992.

El otro Saab

El discurso del hombre que nació en El Tigre, el 10 de septiembre de 1962, sufrió un cambio cuando se convirtió en gobierno, de acuerdo a los mismos periodistas que le vieron acompañando a los más necesitados. Calzadilla echa mano de su memoria para contar un episodio cuando estaba trabajando para Últimas Noticias. “Entre 1999 y 2000, me tocó viajar a la frontera, específicamente a Machiques de Perijá. Había ocurrido una masacre. Yo aún tenía confianza con Saab y le iba a consultar sobre lo sucedido. Lo llamé y tuvimos una pelea durísima por teléfono porque él decía que eso que yo había escrito no era cierto. Le pregunté en qué se basaba para afirmar eso si yo había estado en el lugar y había hablado con las familias afectadas. Él responde que no es cierto porque también estuvo en el lugar. Le repregunté el momento en que estuvo si yo no lo había visto. Me explicó que había pasado por el lugar en helicóptero. Eso me molestó mucho. Le dije: ‘ahora que estás en el Gobierno no vas a tener el coraje de enfrentar este tipo de casos. Estás empezando muy mal’. Ahí se cortó la comunicación y supe que se había pasado el suiche”.

Rísquez también volvió a encontrarse con Saab cuando trabajaba como parlamentario (1998-2004). “No me trató mal, pero su actitud había cambiado. Permanecía a la defensiva. Rayaba en lo agresivo. Sentí que había mucho resentimiento hacia la oposición, específicamente hacia Henrique Capriles y Leopoldo López. Él los señalaba como culpables de aquella agresión que sufrió cuando el golpe de Estado de Pedro Carmona Estanga (2002). Y también tenía mucho resentimiento hacia los periodistas. No me parecía que comulgaba con los derechos de los medios de comunicación ni con el derecho a la información de los ciudadanos. Al menos no en ese momento”.

María Alejandra Márquez, presidenta Ejecutiva del diario El Tiempo de Puerto La Cruz, cuenta que en efecto la relación de Saab con los medios de comunicación fue muy tensa mientras ejerció el cargo de gobernador del estado Anzoátegui (2004-2012). “Nos llamó para reclamar una cobertura que realizamos sobre un Aló Presidente. Nos reclamó que no escribiéramos que Chávez mencionó su nombre más de 20 veces”. Como respuesta, Tarek pagó una página de publicidad en el medio en el que subrayaba las veces que el mandatario pronunció Tarek William Saab.


Una periodista que trabaja en ese diario, cuenta que tras publicar una nota que fue de disgusto del gobernador, fue abordada por él. Tras batuquearla, le dijo: “Tú crees que vas a trabajar ahí toda la vida. Por mí no conseguirás trabajo en ninguna parte”. Tamoa Calzadilla refrenda que estas reacciones formaban parte del “nuevo” Tarek. “Hablé con Eleazar Díaz Rangel —director de Últimas Noticias— porque en Anzoátegui había el caso de una persona que había sido acusada de magnicidio y estaba presa. El hombre, por su contextura, presentaba un cuadro complejo, de diabetes e hipertensión. Le pedí una cita por teléfono a Tarek y su respuesta fue: ‘Voy a llamar a Eleazar y le voy a decir que me estás montando una olla con esto’. Al parecer lo llamó, y el director le dijo que en efecto yo estaba haciendo esa investigación y que por favor me atendiera. Así que me le presenté a Tarek en un evento y él me invitó a que me subiera a su camioneta, porque iba a otro encuentro con la prensa. Cuando estábamos en el auto, me di cuenta que Tarek había cambiado, que no era normal”.

Continúa el relato la periodista: “Le digo que teníamos unos minutos y que iba a encender el grabador. Hago el amago, él me toma por el brazo con fuerza y tira el grabador a los asientos de atrás de la camioneta. Me grita: ‘No vas a grabar nada’. Le respondo que es su opinión, que puede decir lo que le dé la gana. Y empezó a decirme que yo estaba pagada por la CIA, que era una periodista de la derecha y que le iba a decir a Eleazar Díaz Rangel que yo no podía sacar ese caso a la luz pública”.

Entonces, la comunicadora, que ahora trabaja en Univisión, cuenta cómo una obra calmó al gobernador. “Pasamos por un puente y se transfiguró, como si fuera otra persona. Me dice: ‘mira qué bello ese puente como me ha quedado. Eso es lo que la gente no ve’. Cuando seguimos, continuaba con insultos y piropos. Al llegar a la rueda de prensa, suelta: ‘Mira cómo me están esperando todos’. Y eran los periodistas que esperaban en Puente Ayala, para que hablara de unos heridos que había habido en una reyerta. Hablaba de ellos como si fueran sus fans y él un actor”.

Tamoa expresa que se sintió aliviada al bajarse de la camioneta del funcionario. Creía que el episodio había finalizado allí, pero no. “Me monté en el carro de Briamel González. Ella vivía en Puerto La Cruz y trabajaba para El Tiempo. Le conté lo que pasó. Y ella me dijo: ‘eso lo sabemos, en eso se convirtió Tarek’. Tomamos la vía y él me llama. Me pregunta dónde estoy, que me pare. Y me empieza a perseguir con la caravana de escoltas. Nos paramos. Me asusté mucho porque me tenía que quedar en un hotel y me daba miedo que él supiera cuál. En efecto me preguntó en qué hotel me quedaba. Le respondí que no se lo iba a decir. Y de nuevo tenía dos discursos diferentes: me amenazaba con que iba a llamar al periódico pero a la vez me preguntaba dónde me estaba quedando. Que adónde iba, que si podíamos hablar después. Luego dio una orden. No sabía si me iba a arrestar o no. Se montaron en las camionetas y nos pasaron por el lado. No volví a tener contacto con él, hasta que me bloqueó de twitter la semana pasada”.


La periodista Briamel González, que ahora vive en España, relata que Saab “tenía unas prácticas muy extrañas con la prensa. No exprofeso, digamos unos métodos como ‘te llamo, quedamos, vamos a tomarnos un café’. Una vez invitó a toda la redacción de El Tiempo a ver un partido de béisbol en el Gran Meliá de Puerto La Cruz. Nos quedamos muy intrigados. Se lo contamos a la jefa del periódico. Pensábamos que era un acto formal y realmente era él con nosotros. Ella se molestó. Le dijo que qué era eso, que qué buscaba con ello”.

La comunicadora, que labora en una consultora de innovación, refrenda las malas costumbres de Saab con los medios. “Yo había visto muchas cosas. Él era muy altivo, aprovechándose del periodismo provinciano. Su ego es muy grande. Las ciudades de Barcelona y Guanta estaban llenas de sus fotos. ¡Los salvavidas que te llevaban a las islas tenían su cara! Era una obsesión de él consigo mismo. Lo noto aún hoy, a la distancia, cuando escucho las entrevistas. De hecho, los defensores de derechos humanos en Anzoátegui decían que él jamás se unió a ningún grupo, como Provea por ejemplo, porque a él le gustaba que se le apreciara de manera individual, como Tarek William Saab”.

Y al mismo tiempo, González fue testigo del otro Tarek, el que despierta simpatías en su entorno: “Tarek vino a Madrid y yo estaba buscando entrevistar al embajador, que entonces era Isaías Rodríguez, y en la Embajada no me atendían. Entonces había un evento de poesía y fui. Me reconoció. Me preguntó qué estaba haciendo en España y me presentó a Rodríguez, así que lo entrevisté…”.

En 2009, la organización civil sin fines de lucro Espacio Público publicó un informe sobre la Situación del derecho a la libertad de expresión e información en Venezuela. Uno de los capítulos, de 14 páginas, está dedicado solamente al estado Anzoátegui. Detalla casos de hostigamiento, despidos de periodistas y compra de medios por parte de la gobernación que entonces dirigía Tarek Saab. En el estudio se lee que “la hegemonía comunicacional estatal se ha desarrollado copiando el modelo nacional: el gobernador cuenta con un programa televisivo semanal denominado Tarek rinde cuentas, de formato similar al Aló Presidente, habiendo logrado el apoyo de medios de comunicación regional que dependen de la pauta publicitaria estadal, así como de la gran mayoría de medios de comunicación alternativos que cuentan con el financiamiento oficial”.

Saab, en un acto de reelección en 2008, se refirió a El Tiempo de Puerto La Cruz como “pasquín” y aseguró que el medio utilizó no menos de 50 contraportadas, “que habría que investigar porque, según se conoce, ese periódico no vende contraportadas, para atacar nuestra gestión”. Desde Tarek Rinde cuentas, el gobernador desafiaba a quienes consideraba sus adversarios. En uno de los momentos televisivos más extraños del país, fue visitado por tres personajes, señalan periodistas del estado, que representaban a sus enemigos políticos. Aparecen en el video la Pantera Rosa, un zorro y Drácula. “Ay vale…”, dice el burgomaestre cuando se dan un abrazo dos de los personajes.



Un allegado a Saab durante esta etapa afirma que existen diferentes tipos de Tarek. “Hay uno realmente preocupado por la gente y hay otro militante, que puede pelearse con el primero. Es un tipo sensible, pero muy inseguro. De alguna manera desea que todo el mundo esté de acuerdo con él, desea que su punto de vista sea alabado, pero cuando lo corrigen puede alterarse. No es abierto a las críticas, aunque como padre parecía ser muy comprensivo. Realmente es una persona bastante compleja”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario